“Ten minutes older” o la vida en diez minutos.

 

Por Marcos Muniz-López.

En 1978, Herz Frank, cineasta y documentalista Letón, filmó con la ayuda del camarógrafo Juris Podnieks una de las obras cinematográficas más bellas, humanas y poéticas de todos los tiempos. Su título era “Par desmit minutem becas”, aunque internacionalmente es conocida como “Ten minutes older”.

La propuesta de Frank y Podnieks fue bien sencilla: “Ten minutes older” consiste en un único plano secuencia de diez minutos de duración centrado en un niño que contempla una función de marionetas representando una lucha entre el bien y el mal y que percibimos en off visual. Herz Frank expone en esos diez minutos de duración y a través de la mirada del niño, todas las emociones que éste experimentará a lo largo de su vida, es decir, tristeza, terror, alegría, júbilo, pena, emoción, etc…

No es más que una cámara y el rostro de uno niño expresando sensaciones totalmente humanas, simplemente eso, nada más, pero la preciosa reflexión que hace sobre el paso del tiempo hace que “Ten minutes older” sea una increíble experiencia para el espectador. Una auténtica, sencilla y brillante muestra de lo que es el lenguaje del CINE (así, en mayúsculas), sin artificios, sin diálogos, sin efectos especiales, sin trucos de montaje, simple, efectivo y absolutamente brillante.

“Ten minutes older” está reconocido como uno de los momentos clave dentro de la historia del cine documental, aunque para mi trasciende el género y se convierte en una pieza maestra de humanismo puro.

El maestro Herz Frank.

Unos años después, concretamente en el 2002, Nicolas McClintock, productor cinematográfico, concibió la idea de rendir homenaje a esta maravillosa joya semi escondida del séptimo arte reuniendo a 15 destacados directores y planteándoles lo siguiente:

Cada cortometraje podía durar sólamente 10 minutos, tenía que tratar de alguna manera la temática del tiempo y debía aparecer en escena un reloj en al menos una ocasión. Pues bien, los directores que McClintock eligió no son desde luego para tomárselos a broma. Nada más y nada menos que, entre otros, Werner Herzog, Jim Jarmusch, Wim Wenders, Spike Lee, Jean-Luc Godard y Victor Erice.

El genio Erice.

Tengo que decir que solamente he tenido el placer de ver “Alumbramiento”, que es la pieza rodada por Erice para este proyecto, y su genialidad es de tal calibre, que puedo asegurar que es una de las cosas más increíblemente magistrales que haya visto en mucho tiempo.

No me extraña que McClintock eligiera a Erice para plasmar una representación poética como ésta, ya que sin lugar a dudas, afirmo que es el mejor director que ha salido de éste país. No hay ni ha habido NADIE que haya utilizado el lenguaje cinematográfico en España como lo ha hecho Erice, y tanto “El espíritu de la colmena” como “El sur”, son dos pedazo de obras maestras absolutas, aunque bueno, me guardo unas cuantas más cosas para dedicarle el post que sin duda merece.

Bueno, pues sin más dilación y con todos vosotros, “Ten minutes older”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en arte, cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s