Wilhelm, tú que siempre has estado con nosotros.

Por Marcos Muniz-López.

A bote pronto, el título de este post puede resultar extraño pero sí, Wilhelm siempre ha estado con nosotros. Nos ha estado acompañando en multitud de films y series de televisión durante más de 50 años, instantes de nuestras vidas en definitiva, aunque su presencia a la mayoría, nos ha pasado desapercibida.

Y bien, quién demonios es Wilhelm?. No sería correcto ahora mismo responder a ésta pregunta formulada mediante un “quién es”, ya que ese “quien” se ha transformado en un “qué es”, y ahora entenderéis el por qué, por lo que formulo la pregunta de nuevo.

Qué demonios es Wilhelm?.

Corría el año 1950, Raoul Walsh estaba rodando el mítico western “Tambores lejanos” con Gary Cooper, ese actor que tantas veces encarnó al tipo calmado y sereno, al gran héroe americano que siempre sabía estar, que siempre sabía lo que hacer y qué camino seguir, citando a Jesse Custer. Pues bien, en una escena de dicho film, uno de los soldados es atacado y arrastrado al pantano por un cocodrilo. Para dicha escena, en la fase de postproducción, se grabaron una serie de 5 gritos que servirían para colocar en boca del desgraciado combatiente, y clasificados como “man getting bit by an alligator, and he screams”, aunque luego esos gritos entraron a formar parte de la librería de sonidos de Hollywood.

Dos años después, la toma 5 de los gritos para esa escena, es decir, la misma insertada en “Tambores lejanos”, fue utilizada en el film “The charge at Feather river”, de Gordon Douglas, un western menor en el que aparecía un personaje que se convertiría en un mito dentro de la historia del sonido para cine, un soldado llamado Wilhelm. En un momento de la película, Wilhelm es alcanzado en una pierna por una flecha disparada por algún indio malo-malísimo, y a alguien se le ocurrió recurrir a la librería de sonidos rescatando ese “man getting bit by an alligator, and he screams” y reciclarlo para expresar la molestia del pobre Wilhelm. El grito fue utilizado con bastante frecuencia en muchas producciones de los 50 hasta mediados de los 60, convirtiéndose en un sonido recurrente cuando alguien era tiroteado, pisoteado, quemado, arrojado por un precipicio, atravesado por una flecha…en fin, en cosas siempre a evitar y nada deseables dentro de nuestra vida cotidiana.

Wilhelm, en carne y hueso.

En 1976, Ben Burtt, uno de los más grandes diseñadores de sonido habidos y por haber, estaba recopilando piezas sonoras para “Star Wars”. Burtt siempre fue un gran investigador en el campo del sonido para cine, y conocía muy bien el recurrente grito, sabía que se había usado docenas de veces, y hasta ideó una broma privada con su amigo y también editor de sonido Richard Anderson. Burtt y Anderson lo bautizaron como grito Wilhelm, y acordaron insertarlo todas las veces que les fuera posible. A partir de aquí, nació la leyenda.

El gran Ben Burtt en su laboratorio.

El grito Wilhelm aparece en más de 216 producciones cinematográficas y televisivas, convirtiéndose en toda una institución y una inside joke dentro del mundo de los diseñadores de sonido, de hecho se puede escuchar en películas tan dispares como la trilogía de Indiana Jones (si, en las tres, la cuarta no existe), Reservoir Dogs, Aladdin, La Jungla de Cristal o Ha nacido una estrella, además de en cientos de series de televisión.

Pero detrás de ésta leyenda  se esconde una cuestión que yo por lo menos me he planteado muchas veces: “quién grabó ese grito?”.  La respuesta apareció, y tiene una historia curiosa a la par que entrañable, la historia de un ser humano.

Si no tienes tiempo, todo está explicado aquí, mas o menos.

Nadie conoció la identidad del autor del famoso grito durante 50 años, hasta que Ben Burtt encontró una lista de los cuatro actores que registraron sonidos para “Tambores Lejanos”. De los 4 nombres, el más repetido era el de Sheb Wooley, aunque había un problema, Burtt no podía confirmar la historia ya que Wooley había fallecido de leucemia no muchos años atrás. No fue hasta mayo del 2005 en el que The Times contactó con Linda Dotson, viuda de Wooley, y que confirmó que su marido fue el autor del Wilhem scream.

Wooley, el hombre tras la leyenda.

Sheb Wooley fue un actor, intérprete de voz para radionovelas y cantante nacido en 1921. Antes de dedicarse a esto del espectáculo, Wooley trabajó como granjero, vaquero y jinete en rodeos, actividades que compaginaba con su faceta como músico de country-western.

Después de haber sido rechazado como soldado durante la II Guerra Mundial debido a algunas secuelas físicas que presentaba debido a su duro trabajo como granjero y cowboy, Wooley encontró trabajo como actor, haciendo pequeños papeles sobre todo en westerns, dada su habilidad para montar a caballo, y prestando su voz para librerías de sonido. Wooley inició poco después su carrera discográfica, que le llevó a obtener un cierto éxito con su canción “Purple People Eater”(sic). Wooley continuó su carrera como actor y músico, interpretando entre otros, al etílico músico country Ben Colder en The Muppet Show.

Uno de los discos publicados por Ben Colder, alter-ego de Wooley en "The Muppet Show".

Wooley siempre bromeaba acerca de lo grande que era gritando y muriendo en tantos, tantísimos films, aunque ignoraba su presencia en “Star Wars” y en docenas de películas posteriores en las que se le incluyó como guiño/broma privada entre diseñadores de sonido.

Tal vez Wooley nunca llegó hasta donde quiso, tal vez su carrera no dio los frutos que él esperaba después de tantos años y tanto esfuerzo, pero sin lugar a dudas Wooley ha sido inmortalizado en cientos de instantes en los que hemos sentido esa serie de emociones tan intensas e inimitables que son capaces de transmitirnos ese medio tan pleno, tan definitivo como es el cine.

Va por ti, Sheb “Wilhelm” Wooley!.

El primer grito Wilhelm.

El segundo grito Wilhelm.

El grito Wilhelm en “Padre de familia”.

Recopilatorio de gritos Wilhelm a lo largo de la historia del cine y la televisión.

Enlace donde puedes descargar el grito Wilhelm.

http://www.archive.org/details/WilhelmScreamSample

P.D.: muchas gracias a Dylan Carlson y EARTH por amenizar con su “Angels of darkness, demons of light vol.1” la redacción de este post.

M. Muniz-López.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en arte, cine, sonido, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s