De cómo he acabado involucrado en el “48 hour film project 2011. Granada”.

Por Marcos Muniz-López.

Nos hemos embarcado en esta idea llamada “The 48 hour film project”. Para quien no lo conozca, se trata de un certamen a nivel mundial celebrado en varias ciudades a lo largo y ancho del planeta (y este año Granada es una de ellas) en el que los equipos que se presentan a concurso han de realizar un film con un tiempo de trabajo límite de 48 horas.

Una de las cosas más complicadas es que el mismo día de iniciar el rodaje te asignan el género. Nos espera por delante un mes de auténtica locura, con cientos de preparativos. Ahora mismo el equipo “PERPETUUM MOBILE”, al que pertenezco, se encuentra en fase de preproducción de lo que vamos a rodar. El trabajo se va a acumulando, hay que preparar materiales, guiones con la flexibilidad suficiente como para que encajen en los géneros propuestos en ésta edición, buscar localizaciones, construir dollys y grúas DIY, componer música, coordinar a toda la gente que se ha metido en la historia, etc, etc, etc…

Siento cierto vértigo, aunque también esas cosquillas y ese pulso tan emocionante que hace que te metas en cosas como ésta, pero confío en que haremos algo que valga la pena.

A continuación dejo el manifesto que hemos redactado y que todo el equipo siente como declaración de intenciones:

PERPETUUM   MOBILE

MANIFIESTO 48 HFP 2011.

Se trata de crear una producción audiovisual técnicamente correcta a partir de una premisa no común. Reuniendo un grupo de profesionales, capaces y ocupando su propio campo de especialidad, el resultado está asegurado desde el principio, un producto técnico con calidad profesional.

En este caso se trata de averiguar qué ocurriría si se reúne en la misma producción un número mínimo de personas especializadas cada una en su propio campo profesional y que posean asimismo capacidades artísticas que les permitan interactuar en otros campos de acción en el registro de una producción. De averiguar que ocurriría si un técnico de iluminación pueda apoyar las decisiones de un técnico operador de cámara, si un director de sonido participa en la elección de localizaciones. Si en fin, se dirige esa producción a partir de las capacidades sensibles del equipo de un modo sinestésico.

Queremos explorar la premisa de menos es más desde el punto de vista de la propia parte técnica. Cuantos menos mejor, cuanto más simple más limpio, cuanto menos pretencioso el modo, más concreto el resultado.

Todos sabemos cuántos papeles hay que asignar en una producción, pero si en lugar de reclutar un alto número de individuos, se trata de buscar personas polivalentes, el número es susceptible de reducirse y la libre circulación de ideas puede hacerse posible debido a un elenco mínimo.

Para este proyecto en concreto hay que contar además con un handicap constante. El tiempo es escaso. No hemos comenzado y ya se acaba el tiempo. Quizá desde ese prisma, contemplar a un grupo de personas debatiendo sobre cada uno de los planos sea un disparate. Pero no lo creemos.

Todos tenemos criterio artístico. Todos tenemos conocimientos globales de cine. Sabemos de fotografía, tenemos nociones de color, sensibilidad musical… y afortunadamente todos también tenemos criterio. un criterio como grupo que asegura la no intervención para la propia gloria personal de haber elegido un plano o un efecto concreto. El criterio de intervenir sólo si estamos seguros de que nuestra aportación mejorará sin duda el resultadoSi todos percibimos la obra como algo nuestro, y no solo algo en lo que trabajamos, el resultado variará, se enriquecerá por la suma de matices. Y esto solo es posible si somos pocos y somos los correctos.

Si todos estamos dispuestos a trabajar desde la premisa de cuál es nuestra especialidad, aquello en lo que somos profesionales y al mismo tiempo conocemos las capacidades y conocimientos y sensibilidad que en ello también tienen los demás miembros del reparto y la posibilidad de que, en detrimento de nuestro propio ego en una determinada circunstancia otra persona sea mejor para ocupar nuestro puesto momentáneamente…que lo más importante que quizá tengamos para hacer sea ir a preparar bocadillos.

Repartamos los papeles, establezcamos los roles y después interactuemos. Quizá cunda la anarquía, quizá al final tengamos que reconocer que ha sido un fracaso estrepitoso…pero quizá no ocurra y consigamos hacer algo grande, algo diferente. un corto dirigido, grabado y montado por Perpetuum Mobile…

Ésta es nuestra propuesta y éstas son las condiciones. Si os sentís capaces, suscribid.

Bienvenidos al proyecto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en arte, cine, divagaciones, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De cómo he acabado involucrado en el “48 hour film project 2011. Granada”.

  1. Antonio dijo:

    olé tu!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s